Sociedad
Ing. Claudio Valerio
Frases que los hijos no deben escuchar
Criar a un niño pone a los padres en situaciones complejas y llenas de desafíos. Hoy en día hay una mayor conciencia de la importancia de la comunicación interpersonal dentro de la unidad familiar. A menudo, sentimos como muchas de las viejas barreras entre padres e hijos se han derribado, especialmente en comparación con la generación
anterior.

El tono que los padres utilizan con sus hijos, así como lo que se les dice requiere sensibilidad y conciencia. Hay momentos en que se piensa que lo que le decimos a nuestro hijo es exactamente lo que necesita oír, pero hay que entender que también puede causarle el efecto contrario. En este artículo te presentamos 10 frases comúnmente utilizadas por padres y madres que deberían ser evitadas.

1.''Estás bien''
Cuando tu hijo está en peligro y llora lo primero que se nos pasa por la cabeza es decirle que todo está bien. El problema es que cuando les dices que todo está bien les estas dando el mensaje de que no te importa lo que le está ocurriendo, pues él no se siente bien. Si tu hijo está llorando es porque no está bien y lo que debes hacer es darle un buen abrazo y reconocer lo que le está pasando ("ahora lo malo ya pasó").

2. ''Date prisa''
Si tu hijo finalmente aprendió a atarse los cordones de los zapatos por sí mismo, pero le toma mucho tiempo hacerlo, tu hija está jugando con su desayuno en lugar de comerlo y ambos van a llegar tarde a la escuela, seguro que tendrás momentos de estrés, en donde aunque seas un buen padre los motivarás con un fuerte "date prisa", que en lugar apurarlos les provocará estrés. Suaviza el tono y elige otras palabras para no hacerles sentir culpables de que son ellos los causantes del retraso.

3. "No hables con extraños"
Aunque es un buen consejo, a veces es difícil de entender para un niño. Los niños pueden creer que las personas desconocidas dan miedo o no son agradables y pueden, por ejemplo, hablar con algún extraño que sea simpático con ellos. La forma correcta de protegerlos, es
preguntarles "¿Qué harías si una persona que no conoces te ofrece dulces y te quiere llevar a casa?". En este punto hay que explicarles lo que se debería y no se debería hacer.

4. "La práctica hace al maestro"
El significado de este dicho es cierto: cuando más tiempo dediquemos a una actividad más perfectos seremos. Sin embargo, el mensaje que tu hijo puede recibir es "lo que está haciendo no es perfecto". Puede que tu hijo tenga la presión de no estar a la altura por miedo a defraudarte. La mejor manera de animar a tu hijo a mejorar es mostrándole sus propios avances para que se sienta orgulloso.

5. "Estoy a dieta"
Es importante comer sano, pero tus hijos no necesitan saber si estás o no a dieta. Si controlas tu peso cada día o dices que tienen sobrepeso tus hijos puede que desarrollen una imagen corporal errónea. En lugar de pronunciar la palabra dieta, pues decir: “Estoy comiendo sano porque me gusta y me hace sentir mejor’’.

6. "No hay postre hasta que termines tu comida"
Esta frase lo que hace es enseñar al niño el valor del postre en lugar de la comida. El niño entonces deseará el postre con ansiedad y pensará que la comida en si es una obstrucción. En lugar utilice alto así: "Primero nos terminamos la comida y luego comemos el postre". Puede parecer lo mismo pero no hace que la comida sea un castigo sino más bien como un paso natural.

7. "Déjame ayudarte"
¿Cuántas veces has visto a tu hijo que se estancaba con una tarea y has corrido en su ayuda? A pesar de que la intención es buena si lo haces demasiado pronto puede hacer que tu hijo sea muy dependiente de ti. En lugar de correr para ayudarlo, dile frases de este tipo" ¿Por qué piensas eso? De acuerdo, "vamos a intentarlo".

 
Campana Noticias.com es propiedad de Campana Noticias SRL
Registro de propiedad intelectual Nro. 906641